Terapia EMDR: qué es y cómo funciona

La terapia EMDR es un método de psicoterapia que ha demostrado ayudar a las personas a recuperarse de un trauma u otras experiencias vitales. Descubre más.
Sílvia Duran
Sílvia Duran

Doctora en Psicología y Psicóloga Sanitaria

¿Qué es la terapia EMDR?

La terapia EMDR se acoge a las sigas de Desensibilización y Reprocesamiento por Movimientos Oculares y es un método de psicoterapia que ha demostrado ayudar a las personas a recuperarse de un trauma u otras experiencias vitales angustiosas que en el presente se manifiestan con sintomatología ansiosa o depresiva, entre otras.

Cuando una persona tiene un trauma, dicha experiencia es bloqueada por nuestro sistema, y el recuerdo queda “mal” almacenado en nuestro cerebro, junto con las percepciones, pensamientos, emociones y sensaciones perturbadoras que vivimos en aquel momento. Estos recuerdos no procesados del pasado dan lugar a problemas o sintomatología en el presente. 

En la terapia EMDR se invita a la persona a acceder a ese recuerdo, creencias, sensaciones corporales y emociones, y se estimula el cerebro mediante movimientos oculares u otras formas de estimulación bilateral. Este proceso ayuda a procesar esos recuerdos traumáticos, y permite que se reanude el proceso de curación natural que quedó interrumpido permitiendo acceder y desbloquear esos recuerdos para poder integrarlos correctamente en el sistema.

De esta manera se establecen nuevas conexiones que transforman ese recuerdo mal almacenado en un recuerdo adaptativo. El objetivo no es olvidar, sino que ese recuerdo deje de doler. Con ello conseguiremos que la sintomatología que se da en el presente disminuya o desaparezca.

¿Para qué sirve la terapia EMDR?

La terapia EMDR está especialmente indicada para casos de trauma. Un trauma es una respuesta emocional a un evento terrible como un accidente, violación o desastre natural. Inmediatamente tras el evento, el shock y la negación son típicos. Reacciones más a largo plazo incluyen emociones impredecibles, flashbacks, tensión en las relaciones o incluso síntomas físicos como dolor de cabeza o náuseas.

Hay diferentes tipos de trauma:

· Los que han surgido de una situación que consideramos muy grave, como violaciones, muertes violentas, malos tratos, secuestros, experiencias de guerra, desastres naturales, accidentes,

· Aquellos que surgen de experiencias que muchas veces no reconocemos como trauma, porque consideramos que han sido menos graves, pero que han tenido un importante impacto emocional, como por ejemplo una separación de los padres, sentirse abandonado/a por la figura paterna o materna, haber vivido situaciones de bullying o acoso, etc.

¿Cómo funciona el EMDR?

El EMDR es un tratamiento complejo que requiere de 8 fases, que suelen tomar entre 8 y 12 sesiones de 60 a 90 minutos. Pueden ser más si se aconseja clínicamente, por ejemplo en casos que han experimentado varios traumas.

En las sesiones se utiliza la estimulación bilateral para recuerdos objetivo específicos hasta que los recuerdos ya no son angustiantes. Normalmente se trata de movimientos oculares, aunque se pueden usar otros métodos si el caso lo requiere (por ejemplo, en caso de un paciente invidente se pueden utilizar sonidos).

La terapia EMDR trabaja desde un enfoque de tres vértices: pasado, presente y futuro. Procesamos los recuerdos pasados con el objetivo que desaparezcan las emociones perturbadoras que en el presente generan malestar. Desde ahí podemos trabajar para generar un futuro sin miedo y con una mayor autoestima y seguridad.

Sabemos que las situaciones traumáticas son difíciles de gestionar y, por eso, si necesitas alguien con quien hablar y/o una guía para ello, no dudes en contactar con nosotrxs. Estaremos encantadxs de ayudarte. 

Bibliografía y documentos relacionados

Documento sobre la evidencia científica de la terapia EMDR

¡Hola!

Soy Silvia Duran, psicóloga desde hace más de 10 años, y estoy especializada en ayudar a mis pacientes a solventar problemas.
  Quédate por aquí para saber más sobre cómo puede ayudarte la psicología en la relación contigo mismo.

Síguenos en redes

Suscríbete a nuestra newsletter