Descubriendo la Inteligencia Emocional: La Clave para una Vida Plena

Sílvia Duran
Sílvia Duran

Doctora en Psicología y Psicóloga Sanitaria

En el fascinante mundo de la psicología, la inteligencia emocional emerge como un concepto esencial para entender nuestro comportamiento y mejorar nuestra calidad de vida. Pero, ¿qué es realmente la inteligencia emocional y por qué es tan importante en nuestro día a día?

¿Qué es la inteligencia emocional?

La inteligencia emocional se compone de dos elementos fundamentales: la inteligencia y las emociones. La inteligencia, esa capacidad que todos poseemos, nos ayuda a adaptarnos y comprender las situaciones que vivimos, siendo esencial para nuestra supervivencia. Por otro lado, las emociones son respuestas subjetivas ante diferentes experiencias, manifestándose en nuestra expresión corporal, fisiológica, conductual y cognitiva. Estas emociones regulan nuestra relación con el entorno y desempeñan una función adaptativa en nuestras vidas (Bisquerra, 2010; Fernández-Abascal, 2014).

Según Mayer y Salovey (1997), la inteligencia emocional se define como la habilidad para percibir, entender y regular nuestras propias emociones y las de los demás. Esta capacidad nos permite crecer emocional e intelectualmente, guiando nuestro pensamiento y comportamiento de manera más efectiva.

¿Qué habilidades conforman la inteligencia emocional?

El modelo propuesto por Salovey y Mayer identifica cuatro habilidades clave (Mayer & Salovey, 1997):

  • Percepción emocional: Esta habilidad nos permite captar de manera precisa la información emocional, tanto en nosotros mismos como en los demás. Nos ayuda a expresar nuestros sentimientos, identificar nuestras emociones y comprender las emociones de los demás.
  • Facilitación emocional del pensamiento: Las emociones influyen en nuestro pensamiento y toma de decisiones. Esta habilidad nos permite priorizar nuestro pensamiento, focalizar nuestra atención y pensar de manera más lógica y racional, considerando múltiples puntos de vista.
  • Comprensión emocional: Nos permite comprender y analizar las emociones, tanto propias como de los demás. Esto implica etiquetarlas, reconocer la relación entre palabras y emociones, y entender su significado, facilitando así nuestra interacción emocional.
  • Regulación emocional: Esta habilidad nos permite gestionar, afrontar y modular nuestras emociones y estados de ánimo. Nos ayuda a distanciarnos de las emociones, regularlas en nosotros mismos y en los demás, y estar abiertos a todo tipo de emociones sin reprimirlas ni exagerarlas.

¿Por qué es fundamental en nuestras vidas?

La inteligencia emocional no solo influye en nuestra vida personal, sino que también está estrechamente relacionada con el éxito académico y laboral, así como con nuestro bienestar general (Ros et al., 2017). Según diversos estudios, las personas con altos niveles de inteligencia emocional tienden a tener relaciones interpersonales más satisfactorias, a manejar mejor el estrés y a ser más resilientes ante las adversidades.

¿Cómo podemos desarrollar nuestra inteligencia emocional?

 La educación emocional juega un papel crucial en este proceso. A través de la educación emocional, aprendemos a comprender y manejar nuestras emociones de manera más efectiva, lo que nos permite mejorar nuestras relaciones interpersonales, tomar decisiones más acertadas y enfrentar los desafíos de la vida con mayor resiliencia (Bisquerra, 2010).

Algunas estrategias para entrenar nuestra inteligencia emocional incluyen:

  • Practicar la autoconciencia emocional: Tomarnos el tiempo para reflexionar sobre nuestras emociones y entender cómo influyen en nuestro comportamiento.
  • Desarrollar la empatía: Ponerse en el lugar de los demás y comprender sus emociones nos ayuda a establecer relaciones más cercanas y satisfactorias.
  • Aprender técnicas de regulación emocional: Identificar nuestras emociones y encontrar formas saludables de gestionarlas nos permite mantener un equilibrio emocional en nuestra vida diaria.

En resumen, la inteligencia emocional es una habilidad invaluable que nos permite vivir de manera más plena y satisfactoria. A través de la educación emocional y el entrenamiento adecuado, podemos cultivar esta habilidad y mejorar nuestra calidad de vida en todos los aspectos. Así que no subestimes el poder de tus emociones; ¡aprende a dominarlas y descubre todo lo que puedes lograr!

Artículos relacionados 

Bibliografía

Bradberry, T. (2017) The Power of Emotional Intelligence. TED Talks.

Bisquerra Alzina, R. (2010) Psicopedagogía de las emociones. Editorial Síntesis, S.A. Madrid.

Fernández-Abascal; Enrique G.; Rodríguez, B. García. (2014). “Capítulo 1” Psicología De La Emoción. Centro De Estudios Ramon Areces. (Pp. 17–74).

Fernández Berrocal, P; Extremera Pacheco, N. (2005). La Inteligencia Emocional y la educación de las emociones desde el Modelo de Mayer y Salovey. Revista Interuniversitaria de Formación del Profesorado, vol. 19, núm. 3 (Pp. 63-93). Universidad de Zaragoza.

Mayer, J.D. (2001). A field guide to emotional intelligence. En Ciarrochi, J., Forgas, J.P. y Mayer, J.D. (2001). Emotional Intelligence in Everyday Life. Philadelphia: Psychology Press.

Ros Morente, A., Filella Guiu, G., Ribes Castells, R., Pérez Escoda, N. (2017). Análisis de la relación entre competencias emocionales, autoestima, clima de aula, rendimiento académico y nivel de bienestar en educación primaria. Revista Española de Orientación y Psicopedagogía, vol. 28, núm. 1. 

¡Hola!

Soy Silvia Duran, psicóloga desde hace más de 10 años, y estoy especializada en ayudar a mis pacientes a solventar problemas.
  Quédate por aquí para saber más sobre cómo puede ayudarte la psicología en la relación contigo mismo.

Síguenos en redes

Suscríbete a nuestra newsletter